Comunidad nasa arranca proyecto de autosuficiencia energética

El jueves 3 de diciembre de 2015 finaliza un ciclo y se inicia una nueva etapa para la comunidad indígena nasa con la entrega oficial del proyecto ‘Autonomía energética y alimentaria’ mediante la gestión integral de la materia orgánica. Este piloto, que contempló la instalación de 21 biodigestores y formación en agroenergía, le permitirá a esta comunidad del norte del Cauca generar electricidad y energía térmica y producir fertilizante orgánico para cultivos.

 

Se benefician 60 familias, 11 parcelas de indígenas agricultores y 9 centros educativos agropecuarios de 6 municipios del norte del Cauca.

El jueves 3 de diciembre de 2015 finaliza un ciclo y se inicia una nueva etapa para la comunidad indígena nasa con la entrega oficial del proyecto ‘Autonomía energética y alimentaria’ mediante la gestión integral de la materia orgánica. Este piloto, que contempló la instalación de 21 biodigestores y formación en agroenergía, le permitirá a esta comunidad del norte del Cauca generar electricidad y energía térmica y producir fertilizante orgánico para cultivos.

El proyecto que desarrolló la Fundación Pro Orgánica, bajo la coordinación técnica del IICA y el financiamiento del Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia, durante dos años, contó con una inversión de casi $600 millones de pesos y se ejecutó a través de cuatro grandes componentes que benefician a 60 familias, 11 parcelas de indígenas agricultores y 9 centros educativos agropecuarios de seis municipios del norte del Cauca: Santander de Quilichao, Toribio, Corinto, Caloto, Miranda y Buenos Aires.

El primer gran componente instalado es un biodigestor semi-industrial de 300 m3 (recipiente hermético en el que se trata el material orgánico), en la porcícola Loga, con una capacidad máxima para albergar 1200 cerdos, ubicada en la finca comunitaria Gualanday, donde viven 60 familias. Actualmente se está generando alrededor de 12 m3 diarios de bioabono para fertilizar sus cultivos sin ningún costoproducidos con una población actual promedio de 650 cerdos; adicionalmente, se generan alrededor de unos 80 m3 de biogás/día para su uso en las cocinas y el funcionamiento de un motogenerador de 10KW que permite a los beneficiarios generar su propia energía eléctrica.

El segundo componente del piloto consistió en el montaje de 20 biodigestores tubulares familiares, en 11 parcelas de indígenas agricultores y en 9 centros educativos agropecuarios del norte del Cauca: Santander de Quilichao, Toribio, Corinto, Caloto, Miranda y Buenos Aires; y en la capacitación a los usuarios beneficiados en las parcelas y los estudiantes de los últimos niveles de básica secundaria, grados 10 y 11 de las instituciones.

El desarrollo del anteproyecto para el manejo de aguas residuales para el asentamiento humano La Delicias, en el municipio de Buenos Aires, fue el tercer componente de este piloto.

El cuarto y último componente fue la implementación del programa de capacitación en agroenergía a personal indígena de los 19 resguardos que forman parte de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca- ACIN y población afrodescendiente, de los municipios de Santander de Quilichao, Toribio, Corinto, Caloto, Miranda, Buenos Aires, Jambaló, Timbío y Villarrica. Se compartieron saberes sobre la autonomía energética alcanzable mediante la agroenergía, los costos de producción de biomasa, bioetanol, biodiesel y biogás con cultivos energéticos o subproductos agrícolas o pecuarios; y utilización de la materia orgánica y su transformación para generar otros productos como valor agregado: biogás para energía térmica y eléctrica, bioabono (fertilizante liquido).

Es importante recalcar los beneficios ambientales alcanzados con la ejecución de éste proyecto, logrando la eliminación de olores ofensivos y la descontaminación del suelo y cuerpos de agua cercanos a la porcícola.

“Pero más allá de los beneficios de este proyecto piloto lo verdaderamente importante es su impacto y el alcance, ya que la comunidad dispondrá, a partir de este momento, de las herramientas necesarias para definir a futuro su propia política y estrategia regional de autosuficiencia energética y agrícola, sustituir poco a poco las energías fósiles responsables en gran medida del cambio climático, generar ingresos adicionales a la comunidad e impulsar un  desarrollo rural sostenible”, sostuvo el representante de la oficina del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura en Colombia, Luis Condines.

Este proyecto se desarrolló en el marco del Programa Alianza en Energía y Ambiente con la Región Andina (AEA), el cual ha sido diseñado para demostrar y contribuir a crear un entorno propicio para reducir la desigualdad, promover la igualdad de género y la sostenibilidad del clima de la población rural y / o periurbanas, con énfasis en los grupos vulnerables. Dicho Programa nace de una alianza entre el Ministerio de Asuntos Exteriores de Finlandia (MAEF) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), para trabajar mediante proyectos con fondos concursables no reembolsables en el campo de la energía sostenible a través de las energías renovables y la eficiencia energética, principalmente en la zona rurales y periurbanas, fomentando el acceso y uso de la energía para el mejoramiento integral del hábitat rural y su aplicación en actividades productivas.

Por: Lucia Belalcázar

Comunidad nasa arranca proyecto de autosuficiencia energética

Related posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.