Por señalamientos y estigmatizaciones están asesinando a autoridades, líderes y lideresas indígenas

El pueblo Yukpa se movilizó en Becerríl, Cesar, como rechazo al asesinato del compañero indígena Yukpa CARLOS EDUARDO BARRETO CARCAMO, y a los falsos señalamientos por parte de la fuerza pública. Hoy la larga lista de asesinatos de líderes y lideresas indígenas se engrosa con la muerte, a manos de la Policía Nacional, del compañero Yukpa CARLOS EDUARDO BARRETO CARCAMO; en hechos acontecidos el 12 de junio del año en curso, en el casco urbano del municipio de Becerril, departamento del Cesar.2

Resulta lamentable que se pretendan transformar nuestros territorios en palimpsestos de actores armados y desidia institucional y que un país con criterios constitucionales y estándares nacionales e internacionales tendientes a la protección de derechos humanos y fundamentales, se encargue de transgredirlos.

Las realidades que afrontamos los Pueblos Indígenas en Colombia, se encuentran atravesadas por la sistematicidad e incremento de vulneraciones de derechos, empobrecimiento, discriminación y desterritorialización; circunstancias a las cuales se suman la reparamilitarización y el recrudecimiento del conflicto armado interno en todas sus expresiones; por ello, para la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, no deja de resultar indignante que, sean precisamente quienes están llamados a protegernos, garantizar nuestras vidas y salvaguardar nuestra pervivencia, quienes nos aboquen al exterminio.

La labor de la Fuerza Pública debe observar obligatoriamente el respeto de La sociedad civil a la que, sin lugar a dudas, está llamada a proteger. Es desconcertante que en la actualidad sea el Ejercito, la Policía y el ESMAD quienes nos asesinen, agredas, amenacen, persigan y estigmaticen; que las luchas por el reconocimiento de nuestros derechos se entiendan como posturas que nos vinculen con actores armados ilegales y, que demandar acciones reales de respeto por nuestros territorios nos haga víctimas de la discriminación, señalamientos y judicialización.

El asesinado del compañero CARLOS EDUARDO BARRETO CARCAMO, a quien le dispararon por la espalda a pesar de su estado de indefensión y las amenazas en contra de las autoridades y lideres Yukpas ESNEDA SAVEDRA RESTREPO, LUIS JOAQUIN URIBE RAMIREZ, ANGEL PEREZ RESTREPO, MIGUEL ANGEL SAVEDRA, YULIANA BARRERA RESTREPO, DANIEL ORTIZ RAMIREZ, JOSÉ LUIS ORTIZ RAMIREZ y JOSE GERMAN CAPITAN HERNANDEZ; no pueden sumarse a los miles de casos impunes en los cuales la Fuerza Pública, es el victimario de los Pueblos Indígenas y el silencio la única respuesta institucional.

Exigimos al Gobierno Nacional, al Presidente de la República, al Ministerio de Defensa, a la Fiscalía General de la Nación, Unidad Nacional de Protección y a las demás entidades e instituciones competentes que se investigue y sancione a los responsables del asesinato de CARLOS EDUARDO BARRETO CARCAMO y las amenazas que hoy se ciernen en contra de autoridades y lideres Yukpa y de las comunidades Yukpas en general, ubicadas en la Serranía del Perijá.

Solicitamos al Ministerio Público y a la comunidad Nacional e Internacional, encargados de defender los Derechos Humanos, exigirle al Estado Colombiano tranasparencia, justicia y garantías de protección tendientes a detener el genocídio en contra los Pueblos Indígenas de Colombia.

Seguiremos en Minga exigiendo el respeto por nuestras vidas, libertades y territorios:

¡CUENTEN CON NOSOTROS PARA LA PAZ, NUNCA PARA LA GUERRA!

¡YO PORTO EL BASTÓN DE LA PAZ!

ORGANIZACIÓN NACIONAL INDÍGENA DE COLOMBIA (ONIC)

Related posts

Leave a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.